OPINIONES

EL ESPIRALISMO

“EL ESPIRALISMO”

Toda la noche la pasé pensando en ser capaz de dirigir la ventana de nuestros ojos, el espíritu de ASPADEC, a la búsqueda del equilibrio y la diversidad, la espiritualidad y lo estético, a la amplitud de las personas que en la mañana del día 9 de marzo, de 2015, nos habíamos dado cita en un edificio que contiene diversidad, naturaleza y grandeza; el Presidente de Diputación, Don Benjamín Prieto Valencia, muchísimas gracias Presidente, nos había tendido la mano para honrar a nuestro socios fundadores con generosidad y altruismo en el Salón de Actos de la Diputación Provincial de Cuenca.

                Todo parecía funcionar adecuadamente; la ciudad de Cuenca, bella, agraciada, elegante y escultural como corresponde a su título universal de “Ciudad Patrimonio de la Humanidad” se despertó llena un sol radiante que se confundía con el adiós de la luna y nos dibujaba un día único para construir efemérides y alentar en el trabajo por la integración a las nuevas generaciones, construyendo un espacio donde el pasado y el futuro, indisolublemente unidos, construían un puente de generacional hacia la eternidad.

                Pero la teoría de una ciudad, de un poema de capacidades diferentes, de integración, de hombres y mujeres náufragos de océanos y brisas impalpables, una vez más, y ya son demasiadas, vio pasar la figura del hombre, Don Juan Ávila Francés, que debe representar todas las sensibilidades, también la de las personas con discapacidad, por la puerta dejando un puñado de arena y hojas muertas, que a Dios gracias, no pudo deslucir un acto lleno de entusiasmo y generosidad. De nuevo,  no quiso compartir con nosotros un vasto, gigantesco y extraordinario mar de optimismo y felicidad.

                Mientras con la mirada recorría el salón de actos de nuestra Diputación Provincial y escuchaba las voces de los hombres y mujeres, muchas gracias a todos, que llenaban de colores un escenario único e incomparable, en mi interior, un clamor de trompetas  recorrían las nubes de mis temores y me indicaban que debía apresurarme para recibir, en la Estación Fernando Zobel, a la persona cuyo lema es “el espiralismo”; es decir, nunca te detengas, no dejes que termine el día sin haber crecido un poco más, sin haber sido feliz y sin haber aumentado tus sueños; nunca debes permitir que nadie te quite el derecho a expresarte; nunca no debes perder las ansias de hacer de tu vidas algo extraordinario; no olvides que lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes.

                Sobre las 11,40 horas de la mañana del pasado día nueve, tuve el privilegio de abrazar a Teresa Perales Fernández; con absoluta franqueza, nunca he visto más brillo, más entusiasmo y más pureza en la mirada de ninguna otra persona; en su discurso, en un abarrotado salón de actos de Diputación Provincial, la mujer de las 45 medallas, 22 de ellas olímpicas, nos transmite su teoría del “espiralismo”. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra personal de todos nosotros, continúa. Nunca debemos dejar de soñar. Los sueños hacen libre al hombre. Las personas con “capacidades diferentes”, no debemos caer en el peor de los errores, el silencio; desgraciadamente muchas personas viven en silencio, en un silencio espantoso. No debemos resignarnos y valorar la belleza de las cosas simples. La vida es desierto y oasis, se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos; la sociedad de hoy somos todos, y todos tenemos capacidades diferentes; vamos a vivir la vida con intensidad; el futuro está en cada uno de nosotros y no nos vamos a resignar; vamos a luchar por ocupar los espacios que nos corresponden y vamos a aprender de quienes pueden enseñarnos para que nuestra vida no pase sin ser actores de la misma. Cada ser humano puede crear su propia espiral de optimismo y felicidad. Para lograrlo tiene que saber que sus movimientos, sentimientos, decisiones y actuaciones más básicos dependen de él mismo. Dependen de nosotros mismos. Vamos poner el foco en lo que sí se puede cambiar, no dedicar nuestro esfuerzo a lo que no se puede controlar.

                Teresa Perales, mil gracias por compartir con la Asociación ASPADEC Cuenca este XXXV aniversario y ser un ejemplo de que la discapacidad, en tu caso a los 19 años una grave enfermedad te obliga a moverte en silla de ruedas, no ha sido obstáculo para ser la mejor deportista española de todos los tiempos; podrías haberte sentado junto a la ventana y dedicarte a contemplar las cosas que no podías hacer; pero decidiste enfrentarte a la vida, negarte a asumir el “no puedo”, mirar el futuro de forma positiva, comenzar a nadar y competir en la élite del deporte; has batido todos los records, has crecido como deportista y eres, que es lo más importante, un ejemplo de persona para todos los que trabajamos por los derechos y la mejora de la calidad de vida de las personas con capacidades diferentes.

Mi querida Teresa Perales, contigo aprendimos que nunca hubo otro principio que el ahora, ni más juventud o vejez que el ahora, y nunca habrá otra perfección que la de ahora; somos instinto, instinto e instinto; somos el instinto procreador que va a transformar el mundo y tú, muchísimas gracias por ello, eres nuestro ejemplo. Nos sentimos honrados y muy felices.

Quiero terminar expresando que desde que formas partes de nuestra familia trabajamos, bailamos, reímos y cantamos con más intensidad; que eres nuestra fuerza transformadora y el ejemplo que demuestra  que ser una persona con capacidades diferentes no es un obstáculo para estar plenamente integrados a nivel social y a nivel laboral.

VII SEMANA DE PUERTAS ABIERTAS ASPADEC

PROGRAMACIÓN VIII SEMANA PUERTAS ABIERTAS ASPADEC 2018

Download Freewww.bigtheme.net/joomla Joomla Templates Responsive